Actualizado: 18 de abril de 2024
NOMBRE: Puyda Ivan Grigoryevich
Fecha de nacimiento: 5 de noviembre de 1978
Situación actual de la causa penal: Convicto
Artículos del Código Penal de la Federación de Rusia: 282.2 (1), 282.3 (1)
Detenido: 2 Días en el centro de detención temporal, 126 Días en el centro de detención preventiva, 173 Días Bajo arresto domiciliario
Limitaciones actuales: Reconocimiento de no salir
Frase: pena de 7 años de prisión, con privación del derecho a participar en actividades relacionadas con la organización, gestión y participación en el trabajo de organizaciones y asociaciones religiosas públicas por un período de 7 años, con restricción de libertad por un período de 1 año, una pena de prisión se considerará suspendida con un período de prueba de 5 años

Biografía

Ivan Grigorievich Puida nació en 1978 en el pueblo de Kvitok (región de Irkutsk) en el seno de una familia numerosa y creyente. Iván tiene seis hermanos menores y una hermana.

De niño, a Iván le encantaba leer, tocaba el acordeón, soñaba con viajar. Después de graduarse de la escuela, comenzó a trabajar como conductor, vivió y trabajó en diferentes lugares: en Nizhneudinsk (región de Irkutsk), Krasnoyarsk, Ulan-Ude, Khabarovsk.

En Krasnoyarsk, Iván conoció a una chica llamada Anastasia, dentista de formación. Se casaron en 2005. A Ivan y Anastasia les encanta viajar, jugar juegos de mesa, pasar tiempo juntos. La esposa de Iván y otros familiares están conmocionados de que en un país civilizado, los ciudadanos amantes de la paz sean encarcelados como "extremistas".

Historia del caso

Tras una serie de registros en Magadán en mayo de 2018, Konstantin Petrov, Yevgeny Zyablov y Sergey Yerkin fueron ingresados en un centro de detención preventiva. El mismo día, en Jabárovsk, Ivan Puyda fue registrado. Fue arrestado y luego llevado a 1600 km de distancia al centro de detención preventiva de Magadán. Los creyentes pasaron de dos a cuatro meses tras las rejas, y luego fueron puestos bajo arresto domiciliario. En marzo de 2019, el FSB llevó a cabo otra serie de búsquedas. Posteriormente, el número de acusados en el caso llegó a 13, entre ellos seis mujeres, entre ellas ancianos. El investigador consideró que la celebración de servicios de culto pacíficos constituía la organización de las actividades de una organización extremista, la participación en ellas y su financiación. En casi cuatro años de investigación, el caso contra 13 creyentes creció a 66 volúmenes. Acudió a los tribunales en marzo de 2022. En las audiencias, quedó claro que el caso se basaba en el testimonio de un testigo secreto, un informante del FSB que mantenía registros secretos de culto pacífico. En marzo de 2024, los creyentes recibieron sentencias suspendidas de 3 a 7 años.