Actualizado: 20 de junio de 2024
NOMBRE: Lokhvitskaya Irina Yuriyevna
Fecha de nacimiento: 4 de marzo de 1962
Situación actual de la causa penal: que ha cumplido la pena principal
Artículos del Código Penal de la Federación de Rusia: 282.2 (2)
Frase: pena de prisión de 2 años y 6 meses con restricción de libertad de 1 año, la pena de prisión se considerará condicional con un período de prueba de 2 años

Biografía

El 6 de febrero de 2020, el investigador del FSB D. Yankin abrió 6 casos penales a la vez en virtud de un artículo "extremista" contra residentes pacíficos y respetuosos de la ley de Birobidzhan. Entre ellos se encuentra Irina Lokhvitskaya. Fue acusada de participar en las actividades de una organización prohibida. Seis meses después, el caso llegó a los tribunales. En julio de 2021, Irina fue declarada culpable y condenada a 2,5 años de prisión condicional por su fe en Jehová.

Irina nació en 1962 en el pueblo de Izvestkovoe, Región Autónoma Judía. Tiene un hermano mayor y una hermana menor. Cuando Irina tenía 6 años, su padre murió. Mamá era una persona amable y religiosa. En casa, Irina a menudo encontraba oraciones escritas a mano, y esto planteaba muchas preguntas. Irina se preguntaba por qué debía orar y quién era Dios.

Leía mucho, buscando respuestas a sus preguntas en los libros. Soñaba con ser actriz, ya que actuaba en obras de teatro escolares, o investigadora, porque leía detectives. Tenía muchas aficiones: jugaba al baloncesto y al voleibol, asistía a un estudio de danza, teatro y a un club de tejido. En la descripción de la escuela está escrito: tiene sentido del humor.

Después de la escuela, ingresó en la Escuela Pedagógica de Birobidzhan. Luego trabajó en el pueblo de Belgorod como maestra de jardín de infantes, durante varios años como directora y a tiempo parcial como directora artística del club. Dirigía un círculo de danza, celebraba vacaciones rurales. Allí se casó y dio a luz a un hijo, Arthur.

Irina siempre recordaba las historias de su madre sobre lo mucho que su padre la amaba. Durante muchos años, no se quedó con una sensación de injusticia debido al hecho de que la gente buena muere tan pronto. En 1991, en Jabárovsk, conocí a personas que conocían bien la Biblia. Finalmente, encontró respuestas a todas las preguntas que se había estado haciendo desde la infancia. "La verdad bíblica me golpeó en el corazón", recuerda Irina. "Cuando escuché que hay esperanza para la resurrección de los muertos, ¡me di cuenta de que hay justicia! Es genial que todos los buenos padres resuciten, incluido el mío. Lo abrazaré..." Desde entonces, Irina nunca ha dejado de compartir con otros las enseñanzas bíblicas que dan tan maravillosa esperanza. Después de 2 años, se bautizó.

Siete meses después, ocurrió una tragedia: su esposo murió. Irina se quedó sola con un niño de siete años. No había trabajo en el pueblo, vivían de las prestaciones de supervivencia. Durante estos años, para no quedarse en la montaña, ayudó a muchos a entender la Biblia, a ver la sabiduría de las leyes de Dios. Cuando mi hijo tenía 11 años, eligió conscientemente el camino cristiano de la vida por sí mismo. Unos años más tarde, la familia se trasladó a Birobidzhan.

Irina se jubiló en 2016. Antes de eso, trabajó como administradora en un hotel. Tiene certificados y premios en efectivo por el buen trabajo y el trabajo con la gente. Irina todavía está llena de fuerza, energía, deseo de compartir la fe bíblica con los demás. Le gusta organizar veladas temáticas para amigos, escribe poesía y celebra bodas para sus allegados. Todos los años bajan en balsa por el río con familiares y amigos. Un nuevo pasatiempo es hacer flores con papel corrugado y crear composiciones a partir de ellas. Con gran placer se los regala a sus amigos.

La persecución por su fe afectó seriamente el bienestar físico y emocional de Irina. A sus preocupaciones se sumó el hecho de que su hijo Arthur, así como su esposa, Anna, recibieron las mismas sentencias suspendidas de 2,5 años cada uno. El apoyo de numerosos amigos de diferentes ciudades y la cohesión familiar ayudan a sobrevivir a este estrés. La hermana de Irina, que está interesada en las enseñanzas bíblicas, está completamente perpleja por lo que está sucediendo.

Historia del caso

En febrero de 2020, Irina Lokhvitskaya, de Birobidzhan, fue procesada junto con su hijo Artur y su nuera Anna. El caso contra el creyente fue investigado por Dmitry Yankin, un investigador principal del departamento de investigación del FSB de Rusia para la Región Autónoma Judía. También abrió causas penales contra otros cinco residentes de Birobidzhan, quienes, según la investigación, “reanudaron las actividades de una organización religiosa local liquidada en 2016 (…) así como el “Centro Administrativo de los Testigos de Jehová en Rusia”. La jueza del Tribunal de Distrito de Birobidzhan, Vasilina Bezotecheskikh, celebró las audiencias a puerta cerrada, sin permitir la entrada de ningún oyente ni de sus familiares. Irina, que tiene certificados y premios monetarios por su trabajo y su trabajo con la gente, se vio obligada a defender sus puntos de vista pacíficos en los tribunales. En julio de 2021, el tribunal declaró culpable a la creyente y la condenó a 2,5 años de libertad condicional y 1 año de restricción de la libertad. El 16 de noviembre del mismo año, la instancia de apelación confirmó el veredicto y, en julio de 2022, el Tribunal de Casación de Vladivostok aprobó esta decisión.