Caso de Christensen en Oriol

Breve historia del caso

Dennis Christensen es el primer testigo de Jehová en la Rusia moderna en ser encarcelado solo por su fe. Fue arrestado en mayo de 2017. El FSB acusó al creyente de organizar las actividades de una organización prohibida sobre la base del testimonio de un testigo secreto, el teólogo Oleg Kurdyumov de una universidad local, que guardaba grabaciones de audio y video encubiertas de conversaciones con Christensen sobre la fe. No hay declaraciones extremistas ni víctimas en el caso. En 2019, el tribunal condenó a Christensen a 6 años de prisión. El creyente estaba cumpliendo condena en la colonia de Lgov. En repetidas ocasiones pidió que se sustituyera parte de la pena incumplida por una multa. Por primera vez, el tribunal accedió a la solicitud, pero la fiscalía apeló esta decisión y la administración penitenciaria envió al creyente a una celda de castigo por cargos falsos. Christensen desarrolló enfermedades que le impidieron trabajar en prisión. El 24 de mayo de 2022, el creyente fue liberado tras cumplir su condena y fue deportado inmediatamente a su tierra natal, Dinamarca.